Salud Psicológica




La salud psicológica la hemos definido como la capacidad para ejercer su ser a plenitud, en un permanente intercambio con el entorno. Entendemos el ser como lo que somos: personas que vivimos en un medio social y tenemos una identidad que nos distingue. Nuestro ser está siempre en conjunción con nuestro medio social. Asumimos nuestro sentido como personas y nuestro rol como sujetos en función de nuestra situación en el mundo. Cada rol que cumplimos debe ser asumido y ejercido a plenitud. Todos podemos ser hijos, padres, hermanos, pareja, jefe, subordinado, amigo, etc. Todos los roles que cumplimos en nuestro entorno social exigen de nosotros determinados compromisos y capacidades. Y todos ellos deben ser asumidos en su mayor dimensión y posibilidad.

La persona humana es siempre y necesariamente un ser multidimensional. Cada aspecto de nuestra vida como sujetos de una sociedad nos demanda diferentes recursos. La salud psicológica consiste, entre otras cosas, en saber organizar estos roles, otorgarles un tiempo y un lugar a cada uno, saber diferenciarlos, tener capacidad de aprendizaje directo e indirecto, ser permeable a las críticas pero también saber defender su posición empleando la razón más que la emoción, lo que no significa impedir que la razón le otorgue validez y primacía al estado emocional, cuando este lo requiere. Pero fundamentalmente, la salud psicológica es saber tener y mantener siempre el control de nuestra existencia.

Un aspecto fundamental de la salud psicológica es saber tomar decisiones. La mayor parte de los problemas surgen y se mantienen porque la persona es incapaz de tomar una decisión y asumir sus consecuencias. Cualquier problema puede desaparecer en el instante en que la persona toma una decisión. La mejor decisión para acabar con un problema es terminar los vínculos que lo ligan a dicho problema. Lo importante es considerar que nuestras decisiones no deben significar un daño irreparable para nadie. 

Debemos tener presente que muchos problemas se mantienen por temor a sufrir. Ya sea que soportemos un empleo denigrante por temor a no conseguir otro, o toleremos una relación de pareja difícil y hasta peligrosa por temor a la pena de una separación o a no conseguir otra pareja, etc. En muchos casos no se toma una decisión por temor. Es el temor el que nos paraliza y nos obliga a vivir una vida indecorosa y pobre. Esta incapacidad para tomar decisiones suele también ser un aprendizaje debido a que a menudo nos han impedido tomar nuestras propias decisiones. Muchos padres o parejas suelen tener el control de nuestras vidas de una manera muy invasiva y por un tiempo excesivamente prolongado.

Una parte importante de la salud psicológica es contar con estrategias de afrontamiento. La vida siempre nos enfrenta a situaciones difíciles. Tarde o temprano tendremos que enfrentar una separación, un luto o alguna otra situación difícil que implica siempre una pérdida. La persona saludable posee capacidad para reorganizar su vida, superar las penas en un tiempo prudencial, establecer nuevas metas, enfocarse en el futuro más que en el pasado, saber tener resignación y asumir la vida en toda su amplitud, incluyendo sus aspectos desfavorables. Lo importante es saber que mientras haya vida tenemos esperanzas. 

2 comentarios:

  1. Quisiera saber que significa Mg.
    Lo pone antes de su nombre: Mg. Dante Bobadilla Ramírez.
    Gracias por su tiempo y respuesta. Soy Javier Franco desde León, Gto. méxico.

    ResponderEliminar
  2. Mg pretende ser la abreviatura de "magister", grado académico que también lleva el nombre de "maestro", aunque en el medio académico se prefiere la alocución latina original.

    ResponderEliminar